masendocrino | VIP
La semana pasada te hablé de cómo el hambre es igual que una llamada de teléfono que no es necesario contestar siempre. Si te lo perdiste, lo puedes leer aquí.

En esta ocasión te voy a proponer un ejercicio para que trabajes tu motivación y des el primer paso en tu camino de pérdida de peso.

Verás.

Perder peso implica necesariamente realizar cambios en tu vida. Por supuesto, cambios en tu forma de comer pero también cambios a nivel mental.

Esto lo sé yo y lo sabes tú.

Lo que sucede es que los humanos somos animales de costumbres y nos cuesta horrores hacer cambios de verdad.

Necesitamos grandes dosis de motivación y esto no se encuentra fácilmente en la acelerada rutina del día día.

Pero hay algo que puedes hacer. Siempre hay algo que se puede hacer y te lo cuento a continuación.

Pero te aviso.

No se trata de una solución mágica ni de un truco definitivo, simplemente es una técnica de trabajo que te ayudará a interiorizar poco a poco la necesidad de cambiar y te irá preparando mentalmente para pasar a la acción.



Vas a ver que tiene toda la lógica del mundo.

Si quieres cambiar, lo que necesitas es "tener buenas razones para hacerlo".

Y para obtener estas "buenas razones para cambiar" podemos trabajar desde dos ángulos distintos y complementarios.

El primero es buscando aspectos negativos de "quedarme como estoy", o lo que es lo mismo, pregúntate ¿Qué cosas malas me aporta tener exceso de peso?

Seguramente hay muchas que son evidentes y que ya sabes, pero este ejercicio no va de saber, va de hacer el esfuerzo de pensarlo y repetírtelo varias veces para ir interiorizándolo.

Porque te recuerdo que en esto de perder peso, nunca basta con saber. O ¿crees que alguien adelgaza solo por "saber" lo que tiene que comer?

Una cosa es saber y otra muy distinta es tener la habilidad para llevarlo a la práctica.

El ejercicio que te planteo es un entrenamiento para adquirir la habilidad o, al menos, acondicionar tu mente para adquirirla más adelante.



Así que, resumiendo, esta es la primera pregunta que debes hacerte:

¿Cómo mi peso está influyendo o puede llegar a influir negativamente en mi vida?

Quizá te duelen las rodillas o no te cabe la ropa y te tienes que comprar ropa nueva que no puedes permitirte.

O quizá no te ves guapo o guapa, o incluso te ves tan al límite que ni siquiera puedes tomarte un helado en verano sin remordimientos.

Debes pensar en aspectos que sean realmente importantes para ti.

Te doy algunos ejemplos generales para que empieces a trabajar. Ya sé que con muy de "perfil médico", lo siento, es lo que hay:
  • El sobrepeso aumenta el riesgo de enfermedades metabólicas como la diabetes y la hipertensión arterial que te llevan directo al infarto y que te obligan a tomar decenas de pastillas al día.
  • Aumenta el riesgo de más de 20 tipos de cáncer.
  • Provoca dolor articular, disminuye la capacidad de moverte y te impide hacer cientos de cosas divertidas.
  • Aumenta el riesgo de depresión y baja tu autoestima.
En definitiva, el exceso de peso acorta la vida pero sobretodo DISMINUYE LA CALIDAD DE TU VIDA Y TE IMPIDE DISFRUTARLA COMO TE MERECES.

Y con esto damos por zanjado el mail.

No estaba previsto, pero creo que me he alargado demasiado así que voy a dejar el resto del ejercicio para la semana que viene.

Tranquilo porque todo lo malo ya esta dicho. No te pierdas el mail de la semana que viene porque toca la cara alegre de la moneda.
¡Feliz domingo!
Antonio-Mas-dudas-analítica-de-sangre

Dr. Antonio Mas
Endocrinología y nutrición
PD: Este consejo es uno de los 5 ejercicios de motivación que explico con detalle en mi curso de obesidad para pacientes y que saldrá a la venta en los siguientes meses.
🪐 Planeta Dieta
-
🏥 Consulta Online
-
🎬 Canal de youtube