masendocrino VIP #5


Un tema que está de moda, la libertad.

¿Somos realmente libres?

Yo creo que sí, al menos en una buena parte. Aunque hay quien dice que, por ejemplo, el confinamiento nos priva de nuestra libertad.

Yo ahí no me meto que no es lo mío. Lo mío es la nutrición.

Y si hablamos de libertad nutricional, siento decirte que no somos tan libres como pensamos.

Te cuento...

Tiene que ver con nuestra naturaleza humana y con nuestros sentidos.

Estarás de acuerdo conmigo en que como humanos, respondemos a los estímulos de entorno.

Hay estímulos que nos provocan felicidad, otros nos enfadan o nos dan sueño, pero de alguna manera alteran nuestra conducta.

Si hablamos de nutrición, lo que sucede es que la comida que tenemos alrededor, influye (y mucho) en nuestras elecciones alimentarias.Y esto no lo digo y, lo dicen numerosos estudios.

Es decir, quien tiene un frutero en el centro de la mesa, acaba comiendo más fruta. Y quien tiene un fuet colgado en la puerta, acaba comiendo fuet cuando aprieta el hambre de antes de una comida.

Pero cuidado,


El entorno nutricional no es solo lo que tenemos en casa (aunque esto es lo más importante) o la panadería de enfrente.

También es entorno nutricional lo que cocina tu abuela o lo que le gusta a tu pareja, los horarios que te obligan a comerte un bocata porque se te ha hecho tarde o incluso el número de teléfono de la pizzería que tienes guardado en favoritos.

Todo lo anterior, lo que te rodea, influye en lo que eliges para comer y por tanto influye en tu peso y tu salud.

Así que aquí viene el consejo. En realidad son 2 consejos.

1. Sé consciente de que tu entorno influye en lo que comes. Sólo el hecho de conocerlo te ayudará a entender muchas cosas sobre tu conducta alimentaria.

2. Modifica tu entorno para que te resulte más fácil elegir mejor lo que comes. No luches contra un entorno hostil, mejor cámbialo para que esté de tu parte.

Feliz semana

Antonio Mas